Guía completa para conseguir las mejores tablets económicas

Guía completa para conseguir las mejores tablets económicas

Las tablets son dispositivos multiusos que, gracias a su tamaño superior con respecto a los teléfonos celulares y su facilidad para transportarla en comparación de las laptops, se han convertido en grandes aliadas para quienes las utilizan para trabajar, estudiar o, incluso, por mero entretenimiento.

La lista de empresas que se dedican a la fabricación de tablets es sumamente extensa y, a la postre, si contemplamos cada uno de los modelos que han lanzado al mercado en todo este tiempo, el listado de posibilidades es inconmensurable.

Por ese motivo, en este artículo vamos a repasar algunos aspectos a considerar para facilitar tu búsqueda en ese océano de posibilidades y poder dar con aquella tablet que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Para qué quieres una tablet?

Aunque pueda parecer una sonsera, esta pregunta es fundamental para encausar tu búsqueda. Trabajar, estudiar o, simplemente, por entretenimiento son los principales motivos por los cuales las personas eligen acceder a este tipo de dispositivos.

Está claro que estas funcionalidades no son excluyentes y que una tablet para trabajar bien puede servir para estudiar o trabajar, por ejemplo. Sin embargo, hay tablets básicas que te permitirán entretenerte navegando por internet o haciendo usos de algunas aplicaciones, aunque, probablemente, no sean las más adecuadas para realizar trabajos de diseño, edición de video, programación u otros trabajos pesados.

Para qué quieres una tablet

Por este motivo, es imprescindible tener en claro cuál es el principal uso que vayas a darle, ya sea para no realizar un gasto superior en una tablet de la que prescindirás de la mayoría de sus virtudes o, peor aún, que elijas una que no esté a la altura de tus necesidades como usuario.

A grandes rasgos, si buscás una computadora para trabajar o para estudiar, lo recomendable es chequear que cuente con un buen microprocesador y una buena memoria RAM para tener un mejor rendimiento general y una pantalla lo suficientemente amplia para que puedas sacar el máximo provecho. A su vez, en caso de precisar conexión a otros elementos, como teclado o lápiz óptico, no olvides revisar la posibilidad de conectarlos.

Ahora bien, para mirar películas, jugar, tener acceso a internet y a las redes sociales, lo ideal es una tablet con buena duración de su batería, una pantalla de buen tamaño y con excelente calidad de imagen y resolución, parlantes que transmitan un sonido nítido y una amplia capacidad de almacenamiento para poder almacenar películas, múltiples aplicaciones y todo lo que desees.

Veamos en detalle los distintos componentes y características que hacen a una tablet para afinar aún más tu elección.

Características principales a tener en cuenta

Dijimos que el trabajo, el estudio y el entretenimiento son los principales motivos por los que las personas deciden comprar una tablet y que, si bien hay modelos tendientes a cada segmento, la combinación de características es infinita, por lo que tratar de encasillarlas en uno u otro es imposible.

Por ello, vamos a repasar en detalle cuáles son las principales características a tener en cuenta y los aspectos a evaluar según su conveniencia.

Pantalla

Cuando vemos una tablet lo que miramos, principalmente, es su pantalla que es a través de la cual accederemos al resto de las propiedades del dispositivo.

Hay tablets con pantallas desde 7 pulgadas hasta 13 pulgadas. Las más pequeñas son fáciles de transportar y más ligeras, mientras que las más grandes son un tanto más pesadas, aunque ofrecen una mayor área para ver y para trabajar.

Una cuestión a contemplar junto a la pantalla es su resolución, ya que esta determina la calidez de la imagen. Los modelos más económicos suelen contar con resoluciones bajas que, dependiendo el uso, pueden servir igual.

Lo recomendable de base en materia de resolución es optar por modelos que tengan, al menos, 1280 x 800 píxeles.

Procesador

El procesador es el cerebro de la tablet. Por él pasan todas las operaciones e información necesaria para que el dispositivo funcione.

Su velocidad se mide en gigahercios y pueden contar con más de un núcleo, siendo cuatro u ocho los más comunes. A mayor velocidad y más cantidad de núcleos, el rendimiento general de la tablet será más eficiente y rápido.

El procesador es el cerebro de la tablet

Para trabajos arduos como la edición de videos, el diseño o la programación, este aspecto es clave, ya que esas tareas demandan mucho rendimiento y no contar con un buen procesador puede resultar frustrante.

Memoria RAM

Estrechamente vinculado al procesador, tenemos la memoria RAM, que es la encargada de permitirle a la tablet realizar múltiples tareas en simultaneo.

Las tablets más económicas suelen venir equipadas con 4 gigabytes de RAM y las más sofisticadas suelen escalar hasta los 16 o 32 gigabytes: a mayor capacidad de la memoria RAM, más fluido será el funcionamiento general.

La diferencia de precio entre las distintas velocidades no suele ser lo suficientemente significativa respecto al precio general de la tablet, por lo que más allá del uso estimado, es recomendable ir por la RAM más alta posible en base a tus posibilidades.

Almacenamiento

El almacenamiento es el baúl de la tablet donde se guardan todos los archivos, fotos, aplicaciones, videos, sistema operativo y todo aquello que hace al funcionamiento del dispositivo y que nosotros le podamos instalar o almacenar.

La capacidad de almacenamiento sí tiene una injerencia mayor en el precio, por lo que deberás estipular un punto medio entre tu necesidad y el dinero que quieras gastar en relación al uso que quieras darle.

Lo mínimo recomendable son 32 gigabytes, aunque para ciertos trabajos será poco y es mejor partir de 128 gigabytes de almacenamiento en adelante.

Batería

Clave: por muy rápida o linda que se vea la tablet, de poco servirá si la batería tiene poca autonomía y es necesario recargarla frecuentemente.

Lo mejor es optar por modelos que tengan, al menos, una batería de 4000 mAh que garantice una autonomía de unas 8 horas.

Igualmente, cabe destacar que su duración también estará ligada al uso que se le dé al dispositivo, el nivel de brillo de la pantalla, el volumen de los parlantes, entre otros aspectos que generan más o menos consumo de energía.

Cámaras

Este punto suele pasar desapercibido en las tablets debido a la costumbre que tenemos de tomar fotografías a través del celular.

Sin embargo, no deja de ser un aspecto importante para quienes trabajan y necesitan realizar videollamadas a través de ella.

Tanto la cámara trasera como delantera con una buena cantidad de megapíxeles te servirán en este aspecto.

Sistema operativo

Android es el sistema operativo más común de las tablets: ofrece una amplia compatibilidad con aplicaciones, es fácil de utilizar y está disponible en mayor cantidad de modelos.

Su principal contendiente es iOS de Apple, aunque éste está reservado únicamente para los iPad. Como tal, es más exclusivo, tiene menor compatibilidad, es más costoso, pero tiene una mayor tasa de actualización, al igual que sus aplicaciones.

Últimas consideraciones

Vimos que las tablets pueden ser destinadas a distintos usos y que la combinación de componentes puede ser infinita.

Elegir una tablet económica estará estrechamente ligado a tu presupuesto y al uso que vayas a darle: una tablet muy sofisticada puede resultar muy costosa si no se aprovechan todas sus virtudes y, por el contrario, una con características limitadas puede ser un mal trago si no satisface tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu puntuación: Útil